miércoles, 16 de junio de 2010

relax, take it easy

L
(sarcástica)
¿Y tanto trabajo es para tu blandita mente masculina honrarnos con tu divina presencia?

E
(sonríe socarronamente)
¿Y lo guapa que estás cuando te enfadas?

Esta escena tan extraordinariamente tópica, un auténtico cliché del cine, es tan absurdamente inocente que, doy fe, suena aún peor si intentas decirla en voz alta. Sé de lo que hablo, aunque eso es otra historia y será contada en otra ocasión.

La gente tiende a exagerar la importancia de las cosas. No hay que perder nunca la perspectiva, ¿qué es realmente importante? Precisamente yo soy de los que montan un pollo si un amigo aparece un cuarto de hora más tarde, y me esfuerzo por que el enfado me dure un par de horas al menos, así que soy el menos indicado para hablar de estas cosas. Supongo que, como siempre, resulta más fácil comentar los fallos de los demás que aplicarse el cuento a uno mismo, pero al mismo tiempo pienso que me da exactamente igual y que, total, lo cierto es que sí, que la gente se pasa con la importancia que le da a las cosas. Comentarios, asuntos de trabajo que realmente no son vitales, el fútbol, citas con amigos... Un "uy, lo siento, pero no, me ha salido algo y no puedo ir en media hora... ya nos vemos mañana" recibe por lo general una reacción sanguinaria. Pierde el equipo favorito de alguien y queda de morros toda la noche, otro traspapela diez euros y siente que su mundo acaba. Un tío capullo, al que detestas, te dice algo que te duele, ¡y le das importancia! Hay que tomarse con poca seriedad las cosas que te digan los demás, pero si encima viene de gente imbécil, ¿para qué hacer caso?

Nuestra selección patria ha perdido y el país estará lleno de plañideros lamentándose y culpando a media plantilla, al seleccionador, a Ricola y al Emmental. Es sólo fútbol.

Mejor tomárselo con humor. Como suelo decir, la vida puede ser una mierda, pero peor es no tenerla. Un poco de perspectiva. Pero qué psicotrópico psicólogo me he levantado hoy.

Buenas tardes y buena suerte.

4 comentarios:

  1. Pero ¿qué invento es este? Es verdad que la relativa importancia del fútbol desciende bastante cuando otras cosas te van de perlas. Pero cuando no, o cuando sí pero ya estás acostumbrado, coño, ¡¡que es España!! En cualquier caso no veo la relación entre reivindicar menor relevancia para el fútbol sobre los estados de ánimo, y perder diez euros, cosa que siempre va a joder mogollón. :S

    ResponderEliminar
  2. El fútbol era sólo un ejemplo, aprovechando la derrota de ayer.

    ResponderEliminar
  3. Mejor reírse es lo más serio...

    ResponderEliminar
  4. si señor...relativizar...es lo mas sano para la mente...

    Bss y buen finde!!

    ResponderEliminar