viernes, 2 de julio de 2010

the italian job

Mientras su selección se volvía a casa y esa mezcla de Vito Corleone y José Luis Moreno que tienen por primer ministro seguía haciendo el tonto, yo pensaba en qué hacer con este verano y acabé pensando en Italia.

Siempre he detestado del verano lo mal que pone el tema de vestirse. Ya, es una chorrada. Y, a decir verdad, al final tampoco me provoca tantos problemas, me pongo lo que me resulta cómodo y me apetece, pero no me gusta la mayoría de ropa veraniega de hombre. Me cuesta encontrar ropa para comprar en estas fechas que me atraiga de verdad y que me apetezca llevar. La mayoría o te hace parecer choni o te hace parecer muy gay. Vamos, los extremos en los que los italianos son tan expertos.

Sí, italianos. Ese estereotipo de hombre viril que vuelve loquitas a las nenas. Pero pensadlo detenidamente. Pensad "italiano" y analizad lo que visualizáis en vuestra cabeza. Eso es. El proverbial chulazo italiano es tan... de esa manera que se tambalea peligrosamente en el borde entre el horterismo más choni del Armani de mercadillo y el macho homo de Dolce & Gabbana. Justo, justo, como el -portugués esta vez- amigo Cristiano Ronaldo. De tan macho, tan macho, parece completamente gay.


¿Sí o sí? De gimnasio, ropa de marca, a la moda, con esas gafas de H&M que Ray-Ban imita tan bien. Pero al tiempo que resulta tan D&G, tan modelazo de Armani Jeans que va a tirarse a Megan Fox, acaba siendo candidato a secundario de Queer as Folk.

Damn, nunca creí que nombraría esa serie en mi blog. Porque mira que me gustó poco cuando vi un par de capítulos. Y a todo esto, sigo sin saber qué ponerme en verano. Mis pitillos y mis Nike me hacen parecer aspirante a participar en Fama, pero cuando opto por pantalones cortos y una camisa de cuadros me siento como si creyeran que voy a atracar en el carreful. Así que lo que hago, sin darle muchas vueltas, es escoger cualquiera de mis opciones y salir pasando de todo. Al fin y al cabo, dejar de ponerse las Chuck Taylor porque "ya se las ponen hasta las pijas de Tarongers" es como ser gilipollas pero sin el como. Qué mas da lo que se pongan los demás, qué más da lo que crean los demás.

6 comentarios:

  1. Hombre, pues por una vez te doy completamente la razon. Yo cuando compro algo me da igual lo que piensen, si a mi me gusta y creo que voy bien que la gente opine lo que quiera jajajja Un saludo

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo contigo, por completo. Que no nos importe lo que piensen o digan, seamos felices aquí y ahora!! :D

    ResponderEliminar
  3. yo esque ni me planteo si me miran o no, directamente. :) un saludo! genial el blog te seguire a menudo!

    ResponderEliminar
  4. Si es que Alaska tenía mucha razón cuando cantaba aquél tema tan conocido :P

    ResponderEliminar
  5. A mí nunca me miran la ropa, doy miedo del cuello parriba.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, sobre todo desde hace poco xD

    ResponderEliminar